Tócate los ovarios

Tenía 15 años cuando quién consideraba mi amigo decidió que era una magnífica idea de tocarme el culo y las tetas. Él sabía que yo tenía pareja, que él solo era mi amigo, y que, en ningún momento, yo le di mi consentimiento. Desde aquel momento, entendí que, en mi vida, no había cabida para esa clase de amigos que olvidaban el respeto a cada esquina.

 

Lo más preocupante, fue cuando conté lo que había pasado y, la única respuesta que obtuve fue un “eso es porque tú, en algún momento, te insinuaste”.

 

Tócate los ovarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s